malloak

LAS MALLOAS

Se llamaban así a las praderas que colgaban sobre Araitz, aunque ahora, se llaman Malloak a todo el circo de cumbres que se abre sobre el valle.

No hace tantos años esas praderas eran segadas y en los pastos más pendientes incluso lo hacían atados para no caerse. Esta hierba , en fardos, se lanzaban por cables aéreos hasta el caserío o sus proximidades, donde se guardaban para alimentar a los animales en invierno.

Todavía se pueden ver los restos abandonados de los soportes que sujetaban los cables, y cuentan que en algunas ocasiones, en días de mucho calor, saltando una chispa por la fricción de la polea sobre el cable, alguno de los fardos se incendiaba y bajaban ardiendo enormes bolas de fuego por el cielo del valle de Araitz.